Situado entre el final del cine mudo y la crisis del sistema de producción del Hollywood clásico, el recorrido trazado por este volumen se abre con el ciclo fundacional del cine de gángsters y se cierra, treinta años después, con las primeras evocaciones manieristas de esta corriente. Entre medias queda el fruto maduro, hijo natural de aquel brote y nacido de sus entrañas: el cine negro propiamente dicho. No es ésta, sin embargo, una historia canónica del género, sino una guía orientativa y una reflexión sobre la naturaleza de sus imágenes. Gángsters, policías, detectives y criminales protagonizan un viaje que va desde Hampa dorada (1930) hasta La ley del hampa (1960) pasando por El halcón maltés (1941) o Sed de mal (1958), y que se centra en la fase clásica del género, a la que dan carácter figuras como Scarface, Philip Marlowe, Laura o Hank Quinlan. Espejos indirectos y críticos de su tiempo, el cine de gángsters y el cine negro encuentran aquí una contextualización histórica, una síntesis de sus fuentes narrativas, una cartografía de las diferentes corrientes internas y una lectura ensayística sobre el proceso evolutivo de la escritura clásica que les alimenta.

“El Cine Negro”, de Carlos Heredero y Antonio Santamarina