En un mundo donde las construcciones se han vuelto incombustibles, los bomberos han debido reconvertir sus funciones para seguir siendo los “amos” del fuego. Ahora son ellos los encargados de crear los incendios, y qué mejor combustible que los libros, los cuales arden al alcanzar la temperatura de “Fahrenheit 451”. Estos deben ser destruidos por peligrosos, pues tienen la mala virtud de hacer a los individuos pensar, aspirar a falsas realidades, imaginar otros mundos, lo que es causa de tristeza y frustración, todas cuestiones inaceptables en la sociedad en que vive el bombero Montaig. Sólo la televisión es la compañera adecuada, la familia en torno a la cual gira la vida de las personas, que permite la creación de mentalidades y comportamientos homogéneos. Nadie debe destacar por otra cosa que por su capacidad de amoldarse al sistema, la única virtud realmente valorada en Rodiers.

En esta película de 1966, el cineasta francés François Truffaut lleva a la pantalla el clásico de ciencia ficción del escritor Ray Bradbury, publicado en 1953, en donde nos describe esta sociedad “futurista”, que ha hecho de los libros el chivo expiatorio de todos los males.

Pueden descargarla directamente desde el sitio “El Corsario de la Gascuña“. Es un archivo *.avi”, con audio dual (español e inglés), que además incluye los subtítulos en español. Está dividida en 10 partes y para unirla, hay que usar el programa “winrar”.

La película de Truffaut, desde el blog “El Corsario de la Gascuña”
El libro de Ray Bradbury, desde el sitio de Hansi

Más información sobre la película en: IMDBFilmaffinity